mtro jose francisco gonzalez garcia

Mtro. José Francisco González García
Biblioteca Armando Olivares,
Universidad de Guanajuato

En una de las obras que afortunadamente custodia la Biblioteca Armando Olivares y que se titula Magia y diversión de la física de la autoría de Jean Eugène Robert Houdin, considerado el padre de la magia moderna, podemos encontrar los secretos de la prestidigitación y la magia de este espectacular ilusionista francés, genio de la ingeniería, permitiéndole elaborar mecanismos para realizar actos que maravillaban al público que en gran número acudían a presenciar su espectáculo.

La obra en referencia editada en París en el año de 1877, muestra uno de sus mejores trucos, el de una caja vacía con un fondo de acero que cualquier persona podría levantar, sin embargo, Houdin escondió un imán bajo el suelo haciendo inamovible la caja y de esta manera retaba a los espectadores a moverla de su lugar, cosa que nadie podía hacerlo, ni siquiera el más fuerte.

Otro ejemplo que nos proporciona el libro y que confirma plenamente los secretos de este maravilloso mago que aplicó tanto la mecánica como la física a sus actuaciones, es cuando le autorizó a un árabe dispararle con una bala debidamente marcada atentando en contra de su vida y por su parte el mago Houdin, con una destreza increíble pudo atrapar la bala entre sus dientes, dejando a todos cautivados por tan increíble hazaña.

Es de mencionarse también que a mediados del siglo XIX Houdin abrió su propio teatro en el antiguo Palacio Real, donde emocionó a la audiencia con sus inolvidables veladas parisinas y muchos de sus actos tenían secretos mecánicos muy complicados basados en el uso de la electricidad. Utilizando sus conocimientos, llevó la iluminación artificial al escenario, influyó decididamente en la magia de su tiempo y modificó gran número de efectos. Es así que el ilusionista francés, ganó la fama de ser un hombre con poderes sobrenaturales extraordinarios. En París, era la alta sociedad la que acudía en gran número a testificar sus actos de magia verdaderamente insólitos e incluso ofreció funciones privadas al rey de Francia y a la reina de la Gran Bretaña.

También es digno de señalarse que Houdin tenía amplios conocimientos como relojero y derivado de esta práctica logró inventar un aparato que le permitía escuchar las conversaciones de sus sirvientes e igualmente creó un dispositivo mediante el cual dejaba una marca blanca para ser vista por la servidumbre, dando instrucciones de que no quería recibir visitas.

Su pasión por los relojes, le permite a Houdin exhibir su creación mejor conocida como “Crystal Mystery Clock” en el año de 1839, reloj que marca perfectamente la hora sin descubrir el mecanismo que utiliza. En la actualidad este reloj se encuentra en el museo privado de David Copperfield.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.

PodcastGIF

Breves de la ciencia