dra ana karen negrete

Dra. Ana Karen Negrete García
Departamento de Economía y Finanzas,
División de Ciencias Económico-Administrativas,
Campus Guanajuato,
Universidad de Guanajuato

El 97% de las unidades económicas que existen en México son micro y pequeñas empresas (MYPES), por lo que representan una gran proporción de la producción y la generación de empleos. Empíricamente, éstas se relacionan con el fenómeno del “medio faltante”, el cual hace referencia a la tendencia que tienen las empresas de pequeña escala de dominar el panorama económico y a estancarse en lugar de crecer.

Actualmente existe en México el objetivo de fomentar el desarrollo de las MYPES mediante programas de gobierno, subvenciones y organismos especializados que atienden sus necesidades. Sin embargo, ¿por qué es relevante para nosotros como sociedad que estas empresas prosperen?

Mientras más pequeñas son las empresas, es más común que sean informales, ineficientes, carezcan de capital suficiente, sus ingresos sean bajos y se enfoquen en el mercado interno en lugar de participar en el comercio internacional. De hecho, el tamaño de la empresa, medido por la fuerza de trabajo total está asociado con los niveles de riqueza observados en todos los países. Así, la literatura científica sustenta la existencia de dos patrones relevantes: mientras más rico es un país (i) mayor es el número de personas que cada empresa emplea, y (ii) más común es que sus empresas se gradúen en categorías de empresas más grandes.

La predominancia de MYPES con baja capacidad productiva es trascendental desde un punto de vista estratégico. El plan de crecimiento que se introdujo en México a finales de la década de 1980 ha buscado instaurar dos ejes principales. Por un lado, el volumen de exportaciones sería el medio para lograr crecimiento económico. Por el otro lado, el sector privado se convertiría en el agente que promueve tal crecimiento.

Tres décadas después observamos que los resultados de esta reestructuración han sido mínimos en términos de crecimiento económico y disminución de la pobreza. Así pues, a pesar de que México ha firmado numerosos tratados de libre comercio para impulsar el primer eje de su plan económico, en realidad el segundo eje sigue estando débil. Es decir, su sector privado está compuesto mayoritariamente por MYPES que enfrentan numerosas restricciones y que no logran desarrollar al máximo su potencial productivo.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.

PodcastGIF

Breves de la ciencia