dr hector manuel mora montes

Dr. Héctor M. Mora Montes
Departamento de Biología,
División de Ciencias Naturales y Exactas,
Campus Guanajuato,
Universidad de Guanajuato

Cuando tenemos contacto con información científica, la mayoría de nosotros experimenta la misma constante; parece que el lenguaje científico proviene de otro planeta, puesto que se usan términos difíciles de articular y, sobre todo, entender. Al formar parte de la comunidad académica de la Universidad de Guanajuato no defraudaré al lector y me gustaría comentar sobre algo difícil de pronunciar: la glicobiología. El término se refiere al estudio de los glicanos, uno de los cuatro tipos de macromoléculas biológicas fundamentales de los seres vivos, y la menos estudiada en la actualidad.

Los glicanos están conformados por varias unidades de monosacárido o azúcar, unidos mediante enlaces covalentes entre ellos y poseen las propiedades y funciones biológicas más diversas de los sistemas biológicos, difícilmente igualadas por proteínas, ácidos nucleicos o lípidos.

Los glicanos pueden ser cadenas muy extensas, como la fibra vegetal, o ser moléculas con pocos azúcares que se unen a proteínas y lípidos, formando glicoproteínas y glicolípidos, respectivamente. Es muy común encontrarlos en la superficie de todas las células, ya sea como elementos secretados, incrustados en la membrana plasmática o formando parte de la pared celular; siendo fundamentales para establecer procesos de comunicación con otras células o con el medio ambiente que las rodea.

Pensando en un patógeno, como bacterias, virus, protozoarios u hongos, al entrar en contacto con nuestros tejidos y células tienen que adaptarse a diferentes cambios medio ambientales, como la disponibilidad de nutrientes, la densidad poblacional, cambios de pH o temperatura, entre otros. Esto es logrado, en parte, gracias a los glicanos que tienen en su superficie. Por su parte, debido a los glicanos que producimos, nuestro cuerpo es capaz de identificar la presencia de patógenos y de iniciar respuestas de defensa que, en muchos casos, culminan con el establecimiento de una inmunidad protectora contra el patógeno.

Así, la interacción entre glicanos de los patógenos y los nuestros, contribuye a los mecanismos de protección contra las enfermedades infecciosas. Para no defraudar, cerraré con otro término aún más complejo, la inmunoglicobiología, que es el estudio de los glicanos durante la respuesta inmune de nuestro cuerpo. En nuestra casa de estudios estamos estudiando los glicanos de hongos patógenos para el humano, con el objeto de mejorar las terapias actuales y generar vacunas que nos protejan de algunas micosis.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.

PodcastGIF

Breves de la ciencia