dr zeferino gamino

Dr. Zeferino Gamiño Arroyo
División de Ciencias Naturales y Exactas,
Campus Guanajuato,
Universidad de Guanajuato

En la última década el consumo de aparatos eléctricos y electrónicos ha aumentado rápidamente, de igual forma se han incrementado los “Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos” (RAEE), en inglés Waste Electrical and Electronic Equipment, (WEEE). En el 2016 se generaron 44.7 millones de toneladas (ton) de RAEE, equivalente a 4 mil 500 Torres Eiffel, de esta cantidad, 11.3 millones de toneladas corresponden al Continente Americano, donde nuestro país ocupa la tercera posición con una generación de 1 millón de toneladas después de Estados Unidos y Brasil, con 6.3 y 1.5 millones de toneladas respectivamente, según cifras del The Global E-waste Monitor 2017. Los residuos derivados por teléfonos móviles (celulares) a nivel mundial se estiman en 435 mil de toneladas.

En México, no se tiene información sobre el número de teléfonos desechados, sin embargo, en el 2016 el Instituto Federal de Telecomunicaciones reporta más de 111 millones de líneas de teléfonos móviles, los cuales tienen una vida útil de entre 18 y 24 meses, lo que implica una generación constante de residuos que si no se disponen o desechan en forma adecuada pueden provocar daños o condiciones de riesgo a la salud del ser humano y al medio ambiente. Los teléfonos móviles están considerados dentro de los productos que al transcurrir su vida útil y en el momento que se desechan son clasificados como: Residuos de manejo especial sujetos a presentar plan de manejo (NOM-161-SEMARNAT-2011).

Entre las baterías que actualmente se utilizan, denominadas ion-litio, en promedio contienen: 27.5 % de compuestos de litio y cobalto, 24.5% de acero/níquel, 14.5% de cobre/aluminio, 16.0 de carbono, 3.5% de electrolito, 14.0% de polímero. Estos metales pueden ser susceptibles de recuperarse y en particular el cobalto, que es un metal estratégico con un alto valor agregado, con aplicaciones industriales, médicas y militares y que en los próximos años su demanda crecerá al disminuir el costo de los vehículos híbridos y eléctricos, ya que los componentes de sus baterías son similares a los de los teléfonos móviles, tablets, computadoras portátiles y equipos electrónicos con baterías recargables, aunque en una mayor cantidad.

Actualmente en el Cuerpo Académico de Ciencia y Tecnología Ambiental y de Materiales de la Universidad de Guanajuato se investigan procesos que son amigables con el medio ambiente, con enfoque especial en el cobalto y del cual existe una mínima producción en nuestro país; el poder reciclarlo de estos residuos dentro de lo que se denomina minería urbana y la posibilidad de obtener recursos económicos.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.

PodcastGIF

Breves de la ciencia