dr oscar jimenez halla

Dr. José Oscar Carlos Jiménez Halla
Departamento de Química,
División de Ciencias Naturales y Exactas,
Campus Guanajuato,
Universidad de Guanajuato

La Química es la ciencia central por su papel fundamental para conectar las ciencias naturales (física, matemáticas, etc.) con las ciencias de la vida (biología, medicina, etc.) y las ciencias aplicadas (ingenierías, materiales, etc.). No sólo si eres geólogo o astrónomo, sino también si profesas o te gustan áreas que, aparentemente, parecen no conectar como la música, las artes, las letras y otras de estudio humanista y/o social. Porque de eso se trataba en la antigüedad.

Claro que ahora nos especializamos en un campo en específico porque el conocimiento es muy vasto y se tuvo que dividir; aunque, si estudias lo que conecta a varias áreas, puedes inferir y/o deducir muchas cosas, o puedes trabajar en equipo, de manera efectiva, como sociedad que somos, y volverte un emprendedor y colaborar con personas de diferentes áreas del conocimiento e impactar con inventos novedosos y/o ideas que cambien el mundo, que nos hagan desarrollarnos más tecnológica y, también debería ser, espiritualmente.

La Química Computacional es el área de la Química que usa el modelado y simulación en la computadora para ayudar a resolver problemas químicos. Emplea los métodos de la Química Teórica, incorporados en programas computacionales eficientes, para calcular la estructura y propiedades de átomos, moléculas, sistemas biológicos y nanomateriales. Sus inicios datan de 1927 con el desarrollo de la teoría atómica que llevó al físico austríaco Erwin Schrödinger a proponer una famosa ecuación que dice que, debido a nuestra escala de tiempo y espacio, no podemos saber exactamente la posición y velocidad de cada átomo, pero si hacer una estadística y promediar para entender a nuestra escala el mundo microscópico.

Después se desarrollaron métodos matemáticos más complejos para moléculas cada vez más grandes, hasta que, en 1998, el austro-estadounidense Walter Kohn y el británico John Pople ganaron el Premio Nobel en Química por desarrollar el primer programa computacional conteniendo todas esas ecuaciones.

Hace algunos años en 2013, el austro-estadounidense Martin Karplus junto con los estadounidenses de origen judío Michael Levitt y Arieh Warshel ganaron el Premio Nobel de Química también por desarrollar la Química Computacional al nivel de sistemas biológicos gigantes.

Con la Química Computacional se pueden investigar explosivos, drogas, cualquier material que es caro en la vida real o que es muy inestable y se descompone en segundos. Se pueden hacer experimentos que en el laboratorio no se logran por las propiedades físicas del material, porque no se tiene el instrumental analítico necesario o porque es difícil llegar a ese nivel de precisión. Además, se puede mejorar un medicamento, para que sea más potente o menos tóxico, o predecir un nuevo material, de tecnología más avanzada y, entonces probarlo en el laboratorio -obligatorio- pero que ahorra mucho dinero en descubrirlo. Eso hace un detective de moléculas.

Para más información, se puede consultar el sitio web de la Agencia de Detectives Privados de Moléculas de la Universidad de Guanajuato en: http://www.privateinvestigatoragencyofmolecules-mexico.com.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.

PodcastGIF

Breves de la ciencia