dr cuauhtemoc sandoval

Dr. Cuauhtémoc Sandoval Salazar
Departamento de Enfermería y Obstetricia,
División de Ciencias de la Salud e Ingenierías,
Campus Celaya-Salvatierra,
Universidad de Guanajuato

El cerebro y una nutrición adecuada permite tener salud mental. La alimentación es esencial para la supervivencia de los individuos y por ello, la necesidad de comer hizo al hombre primitivo migrar y consumir otros alimentos como semillas, artrópodos, raíces, frutos y hojas suaves; los cuales, propiciaron cambios morfológicos y estructurales en los dientes, una mejora en la absorción de nutrientes, crecimiento de los huesos y el desarrollo del razonamiento e intelecto humano. En adultos, el cerebro requiere del 20 al 25% de la energía consumida a diario de los alimentos como hidratos de carbono, grasas y proteínas.

En pleno 2018, la reducción de actividad física y el consumo de alimentos altos en grasas saturadas o azúcares refinados favorecen el desarrollo de enfermedades degenerativas que producen estrés oxidativo. El estrés oxidativo, es un desequilibrio entre la producción de radicales libres (átomos, iones o moléculas que dañan a los lípidos, proteínas y ácidos nucleicos) y la defensa de protección antioxidante. Estos radicales se producen de manera normal y forman parte de las reacciones del metabolismo y su producción debe estar en equilibrio, ya que de lo contrario se facilitan los procesos de inflamación y daño celular. En este punto, el tabaquismo, los contaminantes ambientales, los medicamentos, los pesticidas, las dietas altas en grasa o azúcar y enfermedades como la diabetes y obesidad promueven su incremento y daño progresivo en órganos como el cerebro, etc.

Lo antes dicho puede evitarse y reducirse gracias al consumo de frutos con capacidad antioxidante. Un antioxidante es una sustancia que retrasa, previene o elimina el daño oxidativo en la célula y se recomienda su ingesta en forma directa con el consumo de frutas y verduras como naranjas, limones, toronjas, uvas, aguacates, acelgas, jitomates, guayabas, zanahorias, espinacas, mango, melón; así como, ajo, cebolla, avena, hierbabuena, albaca, jamaica, calabacita, betabel, verdolagas y entre otros, como la fresa y el garambullo; los cuales, se localizan en la región del bajío en México y han demostrado reducir los niveles de glucosa, triglicéridos, colesterol, inflamación y estrés oxidativo.

Por lo anterior, es necesario realizar investigación y utilizar este tipo de recursos naturales para mejorar la salud de los individuos con sobrepeso, obesidad u otra patología que produzca estrés oxidativo a nivel cerebral o sistémico.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.

PodcastGIF

Breves de la ciencia