dra perla del carpio

Dra. Perla Shiomara del Carpio Ovando
Departamento de Estudios Culturales, Demográficos y Políticos,
Departamento de Enfermería Clínica,
Campus Celaya-Salvatierra,
Universidad de Guanajuato

El ámbar es una resina vegetal fosilizada procedente de las exudaciones de diversas plantas y podemos encontrarla en varios países y regiones del mundo, con diferentes edades. Los principales yacimientos se ubican en República Dominicana, México, Estados Unidos, Canadá, la región Báltica, Rumania, Rusia, País Vasco, Francia, Alemania, Sicilia, Líbano, Liberia, Japón, China y Myanmar.

En México existen variedades distintas de ámbar y se encuentran en Coahuila, Baja California y Chiapas. El registro fósil más conocido en nuestro país es el de Chiapas. Los depósitos se encuentran, especialmente, en los municipios de Simojovel, Huitiupán y Totolapa.

Por la cantidad de ámbar, depósitos de la resina e inclusiones biológicas diversas, impactantes y diferentes, a la vez que por la cantidad de mineros y artesanos que trabajan la resina en Simojovel, cuando nos referimos al ámbar de México nos estamos refiriendo al ámbar de Chiapas, especialmente al ámbar de dicho municipio. Sobresale su función instrumental pues su extracción, transformación en joyería y comercialización, es un trabajo que genera ingresos económicos a mineros y a artesanos. Es también de subrayarse su aportación científica en la geología, paleontología, arqueología, biología y otras Ciencias Aplicadas pues su estudio ha generado conocimiento sobre formas de vida extintas de insectos, arañas y plantas.

Es también notable su función sociocultural pues ha sido considerada como una de las artesanías de mayor antigüedad en Chiapas, después de la alfarería. Tuvo una notable importancia como joya y piedra ritual para los pueblos mesoamericanos del centro y sur de México. Actualmente, sigue vigente, entre la población chiapaneca, su función como amuleto protector. Por ello, es común ver a niños y a bebés con pulsos de ámbar, para prevenir “del mal de ojo”.

En 2003 el ámbar de Chiapas obtuvo la denominación de origen otorgada por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial y se reconocieron 11 colores de la resina chiapaneca: ámbar claro casi transparente, amarillo verdoso translúcido, rojo claro transparente, amarillo claro rojizo transparente, café, tono pardo muy claro translúcido, tono pardo translúcido, rojo oscuro que luce casi negro, rojo rubí translúcido, lechoso y verde.

Aunque Simojovel contiene en su geografía las minas de ámbar, la comercialización notable se realiza en municipios de Chiapas que, por su arquitectura colonial y por contar con más servicios, son turísticos: San Cristóbal de las Casas, Tuxtla Gutiérrez, Palenque, Chiapa de Corzo. También se comercializa en otras ciudades y lugares turísticos de México.

El Museo Comunitario del Ámbar (en Simojovel), el Museo del Ámbar de Chiapas (en San Cristóbal de las Casas), el Instituto Casa de las Artesanías de Chiapas y el Museo de las Artesanías de Chiapas (ambos en Tuxtla Gutiérrez), son lugares que se pueden visitar para conocer esta resina que encapsula tiempo, belleza y conocimiento científico.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.

PodcastGIF

Breves de la ciencia