dra ma de jesus jimenez

Dra. María de Jesús Jiménez González
Departamento de Enfermería Clínica,
División de la Ciencias de la Salud e Ingenierías,
Campus Celaya-Salvatierra,
Universidad de Guanajuato

La salud mental y la cognición de las personas mayores deberían permanecer relativamente estables, dado que la edad por sí misma no es responsable de la disminución de las capacidades intelectuales, sin embargo, los cambios físicos y psicológicos que se presentan con la edad, están estrechamente relacionados, algunos de los cambios orgánicos asociados al envejecimiento pueden transformarse en importantes factores de riesgo.

El declive progresivo de las capacidades cognitivas que incluyen: la dificultad para recordar algo (memoria), aprender nuevas tareas o habilidades y mantener la atención, representa un riesgo de progresión hacia las demencias.

La demencia se ha asociado con algunos trastornos como: la enfermedad cerebrovascular, diabetes, hipertensión arterial, enfermedad renal crónica e hipercolesterolemia; y con algunos factores como: el tabaquismo, la obesidad, la inactividad física y la depresión. Ha sido considerada como un síndrome geriátrico de origen multicausal, que a su vez puede exacerbar o provocar otros síndromes geriátricos.

La demencia se relaciona con la discapacidad y dependencia en las personas mayores, representan el 4,1% de la carga de enfermedad total (años de vida ajustados por discapacidad) y 0,9% de años saludables perdidos en personas de 60 años o más. Modifica de forma importante la funcionalidad, promueve limitaciones progresivas y crecientes para el autocuidado y desenvolvimiento de la persona; tiene implicaciones de amplio alcance para los cuidadores, en términos de calidad de vida, salud y pérdida de ingresos.

La irreversibilidad del cuadro, la ausencia de tratamiento curativo y la importante demanda de atención de la que viene acompañada, han convertido a la demencia en uno de los desafíos más complicados en el sector de asistencia sanitaria y representa una amenaza inminente para los sistemas económicos y sociales en todo el mundo.

Las estrategias que se plantean en los programas de acción se dirigen hacia: la promoción de estilos de vida saludable, así como el desarrollo de intervenciones para la reducción de factores de riesgo, el mantenimiento de la capacidad funcional y la prevención de discapacidades o dependencia. Debido a la complejidad del fenómeno, es indispensable el trabajo multidisciplinario y coordinado de todos participantes del sector salud.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.

PodcastGIF

Breves de la ciencia