dr jorge armando

Dr. Jorge Armando Cervantes Jáuregui,
Departamento de Química,
División de Ciencias Naturales y Exactas,
Campus Guanajuato, This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Universidad de Guanajuato

Los elementos químicos más abundantes en la corteza terrestre son el oxígeno (O2) y el silicio (Si). Por tanto, son muy afines y a ello se debe que en la naturaleza los encontramos unidos (unión llamada enlace químico) en minerales tan comunes como el cuarzo (SiO2) y en las grandes familias de silicatos. La afinidad es tal que ese enlace químico se considera el más fuerte en la naturaleza. La separación silicio-oxígeno demanda cantidades muy grandes de energía. Pero ¿y por qué o para qué separarlos? Solamente así se han podido aprovechar las propiedades del silicio en dos ramas tecnológicas fundamentales en nuestra era: los dispositivos electrónicos y las celdas solares.

Para que el silicio tenga la capacidad de conducir la corriente o transformar la energía solar en eléctrica, debe estar separado del oxígeno, pero debe de contar con gran pureza. Etapa crítica en la purificación, es que el silicio sea transformado a otros compuestos químicos que llamamos primarios y cuyo requisito es que no tengan enlace ¡silicio-oxígeno! Los compuestos primarios, por ello, son pieza clave en la independencia tecnológica en este campo.

En la División de Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad de Guanajuato, en el Cuerpo Académico de Química y Tecnología de Silicio, se investiga sobre este elemento y además se forman recursos humanos. Una de las áreas de investigación ha sido precisamente la obtención de compuestos primarios para su aplicación en la resolución de problemas en nuestro entorno.

En Guanajuato, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, encontramos un gran nicho de oportunidad en la conservación de materiales pétreos empleados en la construcción de edificios históricos civiles y religiosos mediante la línea de investigación “Obtención y aplicación de compuestos de silicio en problemas de conservación arquitectónica”, campo de investigación que da la gran oportunidad de interactuar con otras disciplinas científicas. Veamos qué ocurre: el silicio, una vez separado del oxígeno, reacciona con gas cloro para obtener tetracloruro de silicio (compuesto primario sin oxígeno). Si éste se combina con un alcohol, se obtiene un compuesto químico con enlace ¡silicio-oxígeno!, que es la base de formulaciones químicas que desarrollamos y aplicamos para reforzar materiales pétreos degradados por la acción de agentes atmosféricos u otros. Como cuerpo académico pertenecemos a la red nacional del CONACYT “Ciencias Aplicadas para la Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural”.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.

PodcastGIF

Breves de la ciencia