dr jesus ruben

Dr. Jesús Rubén Rodríguez Núñez
Departamento de Ingeniería Agroindustrial
División de Ciencias de la Salud e Ingenierías,
Campus Celaya-Salvatierra, Universidad de Guanajuato

Moringa oleífera o “árbol milagroso” es originario de los Himalayas, nativo de la India, Pakistán, Bangladesh y Afganistán. Se cree que se introdujo en América durante el siglo XIX o quizá en la época colonial desde Filipinas. En México, se encuentra distribuido en la costa del Pacífico, desde Baja California y Sonora hasta Chiapas y, recientemente, se ha incrementado su producción en Guerrero y Sonora.

El éxito de la Moringa oleífera se atribuye a su alto valor nutricional, ya que todas las estructuras de la planta son comestibles (hojas, vainas, flor, semillas y raíces) ofreciendo una amplia variedad de nutrientes como proteínas, vitaminas y minerales. Se ha estimado que las hojas contienen: 4 veces más vitamina A que las zanahorias; 7 veces más vitamina C que las naranjas; 4 veces más calcio que la leche; 3 veces más hierro, potasio y fósforo que el plátano y concentraciones de proteína similares a las del huevo. Además, la semilla posee de un 35 a 40% de aceite de alta calidad con características similares al de olivo, y pueden consumirse crudas, hervidas, secas o tostadas.

Estudios recientes han demostrado el efecto de sus diferentes estructuras para inhibir el crecimiento de bacterias, logrando identificar 44 componentes de los aceites esenciales de las hojas que pueden ser utilizados en el desarrollo de fármacos para el tratamiento de enfermedades cutáneas. Sin embargo, los más importantes son los compuestos llamados “isotiocianatos” capaces de inhibir bacterias como Helicobacter pylori, causante de úlceras gástricas, duodenales y cáncer de estómago. De igual forma, se ha logrado inhibir bacterias patógenas de los géneros Staphylococcus, Streptococcus y Legionella, responsables de infecciones estomacales y pulmonares.

Otra de las aplicaciones de Moringa oleífera es el uso de las semillas como agente coagulante-floculante en el tratamiento de aguas; así como es posible el ahorro de un 66% de coagulantes químicos al ser combinados con la proteína coagulante extraída de esta semilla, lo que representa un ahorro económico importante y disminuye significativamente la presencia de metales como aluminio y hierro en los lodos residuales, relacionados enfermedades como el Alzheimer y demencia presenil.

Es importante seguir las investigaciones y aplicaciones que se le están dando a la Moringa oleífera para aprovechar su el potencial, sobre todo en estas épocas donde es necesario el desarrollo de tecnologías limpias, seguras y amigables con el medio ambiente.

Cualquier comentario sobre este artículo, favor de dirigirlo a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.. Para consulta de más artículos www.ugto.mx/eugreka.

PodcastGIF

Breves de la ciencia